Oncología y genética: hablan las voces de la investigación española

Los doctores Mariano Provencio y Carmen Ayuso desvelan los últimos avances en dos ramas clave de la medicina más puntera; con sus testimonios, ponen de manifiesto la posición de nuestro país en cada una de sus especialidades.


Puede que pase desapercibida para la sociedad, pero la investigación médica está detrás de los grandes avances en medicina y del desarrollo de tratamientos innovadores para enfermedades tan complicadas como el cáncer de pulmón e innovaciones en campos como la genética.

 

Potenciar y acercar este campo de estudio a los ciudadanos es fundamental para que los grandes avances sanitarios se produzcan y la población pueda beneficiarse de ventajas económicas y una mejora generalizada en la calidad de vida. A través de la innovación, las dolencias dejan de presentarse como un misterio para los profesionales, quienes retoman el control sobre sus síntomas y consecuencias, aumentando la esperanza de vida de la sociedad.

 

Además de reportar numerosos puntos positivos a la población, en términos de mejora de la salud y la calidad de vida, la investigación médica permite el desarrollo del sector farmacéutico innovador mediante la investigación y la comercialización de nuevos fármacos, equipamiento y material sanitario. Todos estos productos nacidos de la innovación son claves para garantizar, en el futuro, la mejora de la calidad asistencial.

 

En España, la investigación sigue un modelo abierto, en el que la industria farmacéutica (principal impulsora de la I+D biomédica, con una inversión en este aspecto de unos 1.150 millones de euros al año) trabaja en colaboración con hospitales y centros de investigación públicos y privados. Esta I+D no solo es un dinamizador del tejido investigador en España, sino que cumple un papel fundamental en el ámbito médico y, en concreto, en las comunidades autónomas de Madrid, Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana y Andalucía. Estas regiones representaron el 85% del gasto de inversión en I+D en 2015, según el estudio La inversión en I+D+i en España, realizado por EAE Business School. A su vez, Madrid y Cataluña concentran el mayor número de investigadores por comunidad. Gracias a todo ello España se ha convertido en los últimos años en uno de los países con mejores condiciones para la investigación clínica, hasta el punto de que uno de cada tres estudios de I+D de nuevos medicamentos en Europa cuenta con participación española. 

 

El reciente concepto de I+D+i (Investigación, desarrollo e innovación) aglutina los avances tecnológicos relacionados con el campo del estudio cuyo objetivo es lograr el progreso social. En nuestro país, el sector farmacéutico es el más innovador, seguido de los productos informáticos, electrónicos y ópticos y, en el tercer puesto, los avances químicos.

 

Apostar por la investigación médica es una forma de devolverle a la sociedad sus esfuerzos, ya que, según datos del Ministerio de Ciencia, cada euro invertido se traduce en cinco euros de ahorro transcurridos unos años. 

Oncología

Investigación española en cáncer

 

El cáncer es la segunda causa de mortalidad en Europa y la primera entre los menos de 65 años, según los datos del Observatorio del Cáncer de la AECC. En España, unas 230.000 personas fueron diagnosticadas con esta enfermedad el año pasado y se prevé que para 2030 habrá un nuevo caso cada 1,8 minutos.

 

Los datos subrayan la importancia de la investigación médica sobre esta patología, un campo en el que el 76% de los proyectos están subvencionados por la industria farmacéutica, tal y como indica el Informe sobre la investigación e innovación en cáncer en España, elaborado por la AECC en colaboración con distintas entidades. De acuerdo con los resultados del estudio, la investigación clínica se centra en el desarrollo de nuevos fármacos.

 

 

Las cifras también muestran una realidad esperanzadora: los profesionales españoles son muy eficientes y consiguen hacer más con menos fondos. Las publicaciones del país entre los años 2007 y 2016 no tienen nada que envidiar a las de otros países como Francia y Alemania; de hecho, nuestro país sigue la tendencia internacional, volcada en investigar los campos de detección, diagnóstico y pronóstico de la enfermedad.

España centra sus esfuerzos en mejorar la detección, el diagnóstico y el pronóstico de la enfermedad

Entrevista

"El nivel científico español es altísimo y está reconocido internacionalmente"

Dr. Mariano Provencio, presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón

El doctor Mariano Provencio, investigador del cáncer de pulmón, ha sido reconocido este 2018 con el Premio del Año de la Real Academia Nacional de Medicina por sus innovadores proyectos y su amplia trayectoria. Formado en centros internacionales como el Memorial de Nueva York (EE. UU.) y el Paul Brosse de París, el nuevo miembro de la academia desarrolla su trabajo en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid y forma parte de la GECP desde el año 1997.

 

Hablamos con él sobre el papel fundamental que juega la investigación en la medicina y en el tratamiento de este tumor en concreto.

 

¿Por qué decidió investigar el cáncer de pulmón?

 

Estudiando Medicina, oncología era una de las ramas que más me interesaba. En mi época, sobre el año 1966, esta especialidad se había desarrollado poco a nivel estatal, aunque los avances que había por entonces eran espectaculares y pacientes que fallecían a causa de la enfermedad, conseguían incrementar su esperanza de vida.

 

Siempre me han gustado especialmente los linfomas, de hecho escogí hacer mi trabajo de final de carrera sobre la enfermedad de Hodgkin porque era un ejemplo perfecto de cómo una patología mortal había llegado a una situación en la que el 90% de los pacientes se curaba. Es muy impactante, me parecía arrolladora la innovación de la medicina en estos pacientes; el desarrollo en la oncología ha sido casi novelesco.

 

El pulmón era una de las partes en la que menos avances terapéuticos había y donde el campo para la innovación era más amplio, por eso me llamaba la atención. El desarrollo en la investigación en este órgano en los últimos 20 años ha sido muy amplia.

 

¿Qué les diría a futuros pacientes con cáncer de pulmón que siguen asociando esta enfermedad a una muerte temprana?

 

Que no es cierto. El cáncer de pulmón está muy estigmatizado socialmente, se asocia a determinados hábitos y se piensa que alguien tiene la culpa de tenerlo, cuando realmente no es así.

 

Existen muchos tipos de tratamientos para este tumor, hay una gran cantidad de investigación activa con fármacos muy esperanzadores en situaciones en las que antes no había nada. Ahora, los pacientes viven mucho más. En el cáncer de pulmón es donde más drogas se han aprobado en los últimos años, por encima de en cualquier otro tumor.

 

Se ha demostrado que una de las ventajas de la investigación médica es el aumento en la esperanza de vida de la población, ¿se ha producido este efecto también en estos pacientes?

 

Sí. Desde finales del año 2010 han aparecido fármacos relacionados con determinadas poblaciones y mutaciones y ahora, pacientes que antes vivían meses, llegan a vivir años. Está emergiendo en esta enfermedad el concepto de ‘largos supervivientes’, es decir, pacientes con situación de cronificación de la enfermedad a largo plazo.

 

En la última época ha aparecido la inmunoterapia, un tratamiento que en pacientes que no tienen mutaciones también alarga la supervivencia. Pensar cáncer de pulmón como sinónimo de muerte no es realista.

 

Es miembro de la GECP desde 1997, ¿qué cambios ha podido ver en el tratamiento de esta enfermedad? ¿Qué avances se han realizado en el campo de la investigación?

 

En los años 90 utilizábamos solo quimioterapia y buscábamos distintas combinaciones hasta que nos dimos cuenta de que era un campo limitado. En la década de los 2000 empezamos con la búsqueda de biomarcadores en poblaciones específicas, un campo que encontramos y desarrollamos en España. Nuestro país es uno de los sitios donde más se ha investigado el cáncer de pulmón y donde, desde el GECP, contribuimos de forma definitiva a este tipo de tratamiento.

“España uno de los países donde más se ha investigado el cáncer de pulmón”

¿Hacia dónde se dirige la investigación en el cáncer de pulmón?

 

El GECP es un grupo independiente de investigación académica. Hay varios tipos de investigación: la que corre por parte de las farmacéuticas; y la investigación independiente como la nuestra, en la que los médicos, pensando en problemas concretos, ponemos nuestra intención, interés y tiempo en resolver problemas específicos de los pacientes y nos asociamos en grupos cooperativos, como el GECP. Al ser un grupo independiente tenemos limitaciones presupuestarias y buscamos financiación sin el respaldo institucional, que debería existir.

 

En estos últimos años, la investigación se ha dirigido a disminuir el porcentaje de pacientes para dedicarse a grupos más específicos, por lo que el avance de la medicina está ampliando la especificidad del tratamiento.

 

¿Cómo ve la situación en España con respecto a esta enfermedad y su investigación comparada con otros lugares como Nueva York y París, ciudades en las que estudió?

 

España es un gran país con gente muy válida profesionalmente. Nuestro nivel de competencia se puede evaluar objetivamente con publicaciones científicas. España, comparativamente con otros lugares, está a la cabeza en este tipo de aportaciones. El nivel científico español es altísimo y está reconocido internacionalmente.

 

¿En qué proyectos actuales anda inmerso?

 

Dentro del grupo de investigación tenemos muchos proyectos actualmente, ahora estamos más centrados en la inmunoterapia, pero también tenemos estudios con biopsia líquida -es decir, análisis de biomarcadores en sangre que correlacionan la evolución de los pacientes- también tenemos proyectos en ‘big data’, estudios de terapias dirigidas, de distintas situaciones químicas difíciles con algunos tratamientos, etc.

 

Ha sido recientemente reconocido con el Premio del Año de la Real Academia Nacional de Medicina por su Estudio sobre la “utilización de la biopsia líquida en pacientes con cáncer de pulmón”, ¿cómo fue recibir este galardón?

 

Para mí es una gran alegría recibir este reconocimiento por parte de una institución como la Real Academia Nacional de Medicina, con un enorme prestigio en España y es una de las más importantes del país, formada por médicos de todas las disciplinas. Estoy muy orgulloso de recibir este galardón, es un auténtico honor que además me hicieran académico, porque pasas a ser parte de la pequeña historia de tu país, aunque sea de una forma modesta, y de la trayectoria de la academia.

 

¿En qué consiste? ¿Es este el futuro de la investigación oncológica?

 

El trabajo de biopsia líquida lo estamos desarrollando ahora mismo en el hospital. Consiste en que a través de análisis en sangre vemos cómo identificamos mutaciones, cómo evolucionan y cómo responden a las terapias que hacemos sin tener que realizar un escáner o una biopsia, solo una muestra de sangre.

 

Esta investigación es revolucionaria porque los médicos no siempre tenemos posibilidad de tener acceso a una biopsia del tumor, porque puede que esté muy interno, muy lejos, sea peligroso, hay que hacer daño al paciente… y ahora, si sale todo bien, con una pequeña muestra podrían conseguirse los mismos resultados.

 

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

 

El trato con el paciente, aunque parezca que es lo más duro. El trato al paciente es lo más satisfactorio porque ves cómo la gente a la que cuidas con ilusión cuando están en una situación mala salen adelante, se curan, viven mucho tiempo… es espectacular. Como médico, tienes una idea global del estado de esa persona, sabes por lo que ha pasado antes y por lo que está pasando ahora y ves su evolución: esos son los momentos que me llegan a lo más íntimo y por los que mi trabajo merece la pena.

CÁNCER DE PULMÓN

 

  • El cáncer de pulmón es un proceso producido por el crecimiento anormal y desordenado de las células que se encuentran en el tracto respiratorio y en el tejido pulmonar, originando una masa de células denominada tumor. Los malignos se caracterizan por su capacidad de crecimiento sin control, invadiendo otros tejidos del cuerpo.

 

  • En España se diagnostican unos 20.000 nuevos casos de cáncer de pulmón cada año, siendo uno de los tumores con mayor incidencia y mortalidad.

 

  • El 80% de los afectados son hombres y el 20% restante, mujeres.

hhhh

 

hhh


  

MEDIDAS DE PREVENCIÓN 

 

  • La detección precoz en el cáncer de pulmón es complicada porque el paciente comienza a mostrar síntomas visibles cuando el tumor ya se encuentra en un estadio avanzado. Por eso, la prevención es la principal arma de lucha contra esta enfermedad.

 

  • Aunque es cierto que el consumo de tabaco se ha reducido entre los ciudadanos de 40 y 50 años, ha aumentado entre los jóvenes, siendo la edad media de inicio en los 17 años.

 

  • El 90% de los nuevos casos se detectan en personas fumadoras. Solo con la eliminación de este hábito podrían reducirse 30 de cada 100 nuevos diagnósticos.

Medicina genética

Genética médica: Un campo de avances 

La aplicación de la genética en el contexto médico se desarrolla en multitud de vertientes, y se sitúa como uno de los grandes campos de los tratamientos futuros. Genetica clínica, molecular, citogenética... son muchas las ramas que se pueden beneficiar de estos avances.

En la actualidad, funciona en variantes de medicina reproductiva, fetal, cáncer y enfermedades raras. Charlamos con Carmen Ayuso, dedicada a su desarrollo desde hace varias décadas. 

Entrevista

"En el futuro, la medicina genética será un pilar en la salud de los ciudadanos"

Dra. Carmen Ayuso, directora del Instituto de Investigación Sanitaria en la Fundación Jiménez Díaz y médico jefe del Servicio de Genética

Carmen Ayuso es una de las mayores representantes de la medicina genética en España. Médico Jefe del Servicio de Investigación Sanitaria en la Fundación Jiménez Díaz, ha estado en primera línea en la difusión de avances en este campo desde 1979. Todavía en activo, ha investigado dentro de multitud de vertientes, algo que la ha hecho merecedora de diversos premios, entre otros el Premio Nacional de Genética o el premio FEDER. 

 

Pero ¿qué supone para la medicina el avance de este tipo de investigación? Ayuso explica cómo se vislumbra el futuro en vertientes como el cáncer, la cardiología o las enfermedades raras

Ha trabajado en el campo de la genética durante gran parte de su trayectoria, ¿cómo ha evolucionado ese ámbito en las últimas décadas?

 

La genética humana ha cambiado de un modo drástico nuestra manera de entender la biología. Desde aspectos básicos como pueden ser la evolución o los mecanismos moleculares de la vida, la salud y las enfermedades humanas hasta el desarrollo y publicación del proyecto genoma humano y subsiguientes de 1000 genomas, Hap Map o el genoma del cáncer, parecía que la genética solo concernía a unas pocas enfermedades, las hereditarias. Hoy la medicina se ha transformado en la llamada medicina genómica. Conocer las variaciones genéticas entre personas y entre tejidos o células nos permite estratificar los procesos y ser más eficaces y precisos en el diagnóstico, prevención y tratamiento de muchas enfermedades. Entre ellas, de un modo muy relevante, las enfermedades raras y el cáncer, pero también las infecciosas, cardiovasculares, renales y otras. 

 

¿Cómo es el día a día de una investigadora como usted?

 

Actualmente, tal vez debido a mi "antigüedad" en la carrera, debo dedicar gran parte de mi tiempo a la gestión. No me quejo, pero es la parte menos interesante de mi trabajo, aunque sea necesaria. Investigar consiste en generar ideas, establecer objetivos, planificar métodos (experimentos) para demostrar si nuestras hipótesis son acertadas.

 

Una parte importante de mi trabajo está relacionado con las personas: los pacientes con enfermedades raras sobre los que he realizado toda mi actividad investigadora. Junto con los investigadores de mi equipo y con los clínicos del servicio de genética de la FJd, donde trabajo, recojo, analizo y  reviso sus datos clínicos y genéticos. Intentamos establecer relación entre ambos aspectos al mismo tiempo que les proporcionamos información clínicamente útil sobre su diagnóstico, pronóstico y el de sus familias, a tiempo que intentamos refinar nuestros procedimientos para ser más fiables y sobre todo encontrar nuevas terapias.

 

Fue ganadora del Premio Nacional de Genética el pasado año y el premio FEDER en 2018, ¿qué suponen para usted este tipo de galardones? 

 

Es un gran honor. El primero lo otorgan mis compañeros y el segundo los pacientes. No puede haber mayor honor profesional. Sin embargo lo recibo con toda humildad. No es a mí a quien se lo han concedido en realidad, sino a un equipo forjado durante muchos años, por muchas y excepcionales personas con quienes he tenido la fortuna de trabajar y de quienes he aprendido tanto. 

 

¿Cómo se dibuja el liderazgo femenino en medicina y la investigación, con un porcentaje de mujeres por debajo de la media?

 

En el entorno sanitario y en la investigación biomédica hay una mayor proporción de mujeres, sin embargo no ocurre lo mismo a medida que se sube en edad y en posiciones de liderazgo. Todos debemos comprometernos en una tarea de formación e identificación de las personas jóvenes, mujeres y hombres, que tienen la capacidad y la voluntad de acceder a posiciones de responsabilidad. 

 

En el caso de las mujeres, debemos ayudarlas, apoyarlas, formarlas, con políticas de género y de ayuda a la familia, cuando sea el caso,  porque no podemos improvisar el futuro. De no hacerlo, no habrá suficientes líderes en el futuro próximo.

“La genética humana ha cambiado de un modo drástico nuestra manera de entender la biología”

¿Qué posibilidades ofrece el avance de la medicina genética?

 

La medicina genética es imprescindible actualmente  para diagnosticar, prevenir y tratar las enfermedades raras, y tiene un papel cada vez más crucial en el diagnóstico y pronóstico del cáncer y  de enfermedades cardiológicas familiares, entre otras. Su aplicación en enfermedades infecciosas es cada vez mayor. 

 

¿Cómo ha mejorado el diagnóstico prenatal en los últimos años?

 

El diagnóstico prenatal invasivo en el primer y segundo trimestre de gestación, mediante la biopsia corial y la amniocentesis, siguen siendo las técnicas de elección cuando se sospecha una malformación fetal. Ambas se empezaron a usar en los años 70 y 80 del S. XX y la FJD fue pionera en ellas (Dra. Ramos y Dr. Díaz Recasens).


Sin embargo, actualmente estas técnicas se han complementado con otras tales como el cribado prenatal no invasivo de aneuploidías (anomalías cromosómicas) o el diagnóstico no invasivo de enfermedades hereditarias, así como el diagnóstico genético preimplantatorio. El Servicio de Genética (Dra. Bustamante, Dra. Rodríguez de Alba), junto con la Unidad  de medicina reproductiva (Dra. Corazón Hernández) son centro de referencia del SNS en Madrid para la aplicación de estas últimas técnicas. 

 

¿Y respecto al diagnóstico precoz?

 

La aplicación del diagnóstico genético permite identificar personas genéticamente predispuestas, antes denominadas familias de riesgo, antes incluso de que aparezcan los síntomas. Este tipo de técnicas se aplica en aquellos casos en los que es posible aplicar medidas preventivas o terapéuticas (cáncer familiar hereditario, cardiopatías hereditarias). Otras veces, aun cuando no exista la posibilidad de prevenir en la propia persona, esta sin embargo desea conocer para tomar medidas sobre su vida personal, profesional o reproductiva. En todos estos casos hablamos de diagnóstico predictivo o presintomático.

 

Ha realizado numerosas investigaciones con expertos de distintos países, ¿cuál es la posición de España en medicina genética respecto al resto del mundo? ¿Y en investigación?

 

Aunque los profesionales españoles que trabajan en genética en el mundo sanitario son de muy alto nivel, la atención sanitaria en esta materia adolece de graves problemas como son la falta de una especialidad sanitaria y por tanto de una formación reglada y de una estructuración organizada de los servicios y de la atención a los pacientes y sus familias en nuestro país, con la correcta dotación de recursos humanos, tecnológicos, etc. Vamos muy por detrás del resto de Europa, estando a la cola en la Medicina genómica.

 

Parece que este gravísimo problema se va a intentar subsanar incorporándonos a iniciativas tales como la del millón de genomas de Europa y con la iniciativa sobre medicina genómica del Senado. Sin embargo, sería insuficiente si no se da además el paso del establecimiento de la genética como especialidad y su incorporación en la formación sanitaria especializada.

 

En cuanto a la investigación, existen magníficos científicos, de un modo especial los que trabajan en la ciencia básica, en el cáncer o en las enfermedades raras. La cantidad y calidad de ciencia en esas áreas es importante. Sin embargo en la última década se ha sufrido una descapitalización de talento por la crisis económica. Estamos esperanzados con la creación del nuevo ministerio de ciencia que denota un interés renovado en la investigación, que esperamos se acompañe de las medidas económicas necesarias. 

 

La genética es una de las ramas de la medicina en las que más esperanzas se depositan, ¿en qué enfermedades se evoluciona en la actualidad?

 

Su aplicación es rutinaria en la medicina reproductiva, fetal y en las enfermedades raras y el cáncer.

Su desarrollo aún es incipiente, pero ya existe en otras disciplinas como la neurología, la psiquiatría, etc.

 

¿Cuál es la previsión de futuro?


En el futuro, junto con los datos de hábitos de vida y de enfermedades comunes, será un pilar para abordar el fomento de salud de los ciudadanos.

¿Es la medicina genética un rayo de esperanza en el campo de las enfermedades raras?

 

 Es el camino. Conocer la biología de la enfermedad, su base molecular permite desarrollar tratamientos. Y además en los casos en los que el tratamiento es gen dirigido o específico de gen, el diagnóstico genético correcto es clave (véase Fibrosis Quística, o enfermedad de Gaucher, Fabry, etc). Incluso aun cuando no haya un tratamiento disponible aun, el diagnóstico genético permite evitar otras pruebas diagnósticas a menudo molestas o peligrosas, enfocar y adecuar el seguimiento clínico, y prevenir otros casos en la familia.


¿Qué ejemplos destacables existen de apoyo al tratamiento mediante herramientas farmacogenéticas? ¿Ofrecen ventajas respecto a otras alternativas?


Los ejemplos actuales son los tratamientos dirigidos contra diana molecular, en algunos tipos de cáncer. Pero en el resto de enfermedades, su aplicación aún es escasa, porque no hay muchos estudios aleatorizados que hayan comparado la eficacia de aplicar el tratamiento, ajustando las dosis o el tipo de fármaco  mediante el perfil farmacogenético,  respecto de la práctica habitual. 

Sería necesario tener más datos de este tipo y si se demuestra la superioridad de estos estudios, aplicarlo a la práctica clínica. 

MEDICINA GENÉTICA

 



  • Sus avances se dirigen en gran parte a curar diversos tipos de cáncer o enfermedades hereditarias degenerativas. 

 

  • De momento existen pocos estudios que hayan comparado la eficacia de las terapias. 

 

  • Sin embargo, se considera la principal esperanza para las enfermedades raras: conocer la biología de la enfermedad y su base molecular permite desarrollar diversos tratamientos. 

 

 

 

 

 

 

 

APLICACIONES CONCRETAS

 

  • Medicamentos personalizados: El análisis de las características personales de cada paciente permite ajustar terapias según el caso

 

  • Modificación del ADN tanto en embriones como en personas ya nacidas; denominado también Edición de Genomas, todavía no se lleva a cabo de manera operativa. 

 

  • Prevención: Muchos tipos de cáncer o enfermedades degenerativas se encuentran en los genes, por lo que son una gran fuente de información.

Proyecto realizado por Bluemedia Studio con el apoyo de Farmaindustria